Unidad de Curaduría Ad-Litem de la Oficina de Familia de Santiago

Unidad de Curaduría Ad-Litem de la Oficina de Familia de Santiago
Vanguardia en un trabajo interdisciplinario para la protección de niños, niñas y adolescentes

¿Sabe Ud. qué es un Curador Ad Litem? Este profesional, es aquel abogado o abogada, designado por un juez de Tribunales de familia, en representación de un niño, niña o jóvenes, en  aquellos casos en que carezcan de representante legal o cuando, por motivos fundados, el juez estime que sus intereses son independientes o contradictorios con los de aquél a quien corresponda legalmente su representación, de acuerdo a lo establecido en el Art 19 de la Ley N° 19.968 que crea los Tribunales de Familia (ver recuadro).

La Unidad de Curaduría de la Oficina de Familia de Santiago de la Corporación de Asistencia Judicial R.M. tiene como objetivo la protección niños, niñas y jóvenes en casos de vulneración grave de derechos y que se inicia por solicitud de medida de protección ante los Tribunales de Familia. Todo esto a través de la figura de un Curador Ad Litem antes mencionada.

En la actualidad nuestra Unidad de Curaduría de la Oficina de Familia de Santiago, ubicada Mac Iver 283, piso 7, ejerce la representación en un total de 1968 causas, abarcando toda la jurisdicción de los Tribunales de Familia de Santiago.

Para este equipo interdisciplinario conformado por seis funcionarios, es importante destacar como los Tribunales de Familia han puesto su confianza en ellas y su trabajo, entregándonos un importante número de causas, ya que con la creación de los Tribunales de Familia de Santiago comienza a incorporarse, en el quehacer de estos, el concepto de que los niños son personas y sujetos de derechos, una batalla dura que se ha librado por varias instituciones, entre ellas la CAJ METRO. Desde un comienzo y con miras a ejercer de forma eficiente nuestra representación, nos coordinamos estrechamente con la Red Sename que trabajan en la reparación de los niños y niñas.  

Una labor definitoria

Para Andrea Castro, Abogada Coordinadora de la Unidad, la labor que realiza el equipo se transforma en un proceso crucial para los niños, niñas y adolescentes representados: “Podemos llegar a cambiar sus vidas, su futuro, porque las decisiones que se toman para su cuidado y del adulto responsable que debe hacerse cargo de ellos, pasan por nuestras evaluaciones y seguimientos, a través de las consultas que nos hacen los magistrados, por ende tenemos la responsabilidad de velar porque se respeten sus derechos de acuerdo a sus intereses”, señala.

Pero este es un trabajo que ha sido paulatino. Comenzó tímidamente en el 2010, con el nombramiento de la abogada Denise Chomon, quien inauguró la unidad. Ya en el año 2013 llega la actual coordinadora, Andrea Castro, iniciando un plan que fue sumando profesionales, en función de su importancia creciente que le ha otorgado la institución a estas labores.

Finalmente, a partir de este año la CAJ RM definió dar una atención integral a la protección de los niños, niñas y adolescentes, ya que la mayoría de los casos tienen una alta complejidad, requiriendo un trabajo completo en áreas más sensibles como son la psicología y la asistencia social, es por lo anterior que este 2015 se integró a esta unidad una dupla psicosocial, lo cual ha sido un aire fresco no solo para el trabajo con los niños, sino que para el equipo en general. A juicio de las profesionales de la unidad, la Corporación hoy está a la vanguardia en el país, incorporando el trabajo interdisciplinario, como ya lo ha hecho en víctimas, ahora en Familia, destacando la preocupación por los NNA que han sido vulnerados en sus derechos, tema no menor en el país. 

Un trabajo interdisciplinario por los Derechos de niños, niñas y adolescentes

En la actualidad nuestro trabajo multidisciplinario en esta materia se ha vuelto indispensable, ya que la tríada psico-socio-jurídica, permite reestablecer a las víctimas de vulneración de derechos, no solo desde el punto de vista jurídico, sino que desde una mirada social y de largo aliento, ya que velamos por que el proceso judicial no sea a costa del bienestar de los niños y sea lo menos vulneratorio posible a la hora de enfrentar un juicio.

En síntesis, la dupla psicosocial colabora activamente con los abogados de la unidad a través reuniones de trabajo, los cuales coordinan actividades de atención integral: Análisis Jurídico del caso, entrevistas focalizadas, aplicación de criterios de intervención, visita a residencias y/o domiciliarias, coordinación redes, informes psicosociales, estudios de casos y seguimiento del caso en el sistema interconectado de tribunales de familia (SITFA).

Modelo de trabajo que ha sido creado por la propia unidad, elementos que se han ido aprendiendo con la práctica como son el abordaje integral puede ser más eficiente para nuestros representados.

“Es un orgullo realizar este trabajo. Comenzamos lentamente y con el tiempo hemos formado un equipo que ha crecido, teniendo el corazón puesto en su labor diaria, sin perder el sentido de que aquí buscamos hacer justicia para los más vulnerables de la sociedad, los niños,  reflejando un tremendo compromiso con el trabajo ”, puntualiza Andrea Castro.

El equipo de trabajo de la Unidad de Curaduría de la Oficina de Familia de Santiago está conformado por Andrea Castro; Abogada Coordinadora; Elena Chirino, Abogada; Joseline Lagos, Abogada; Pamela Ponce, Abogada; Alison Gonzalez; Asistente Social; y Carolina Sanguinetti, Psicóloga.