Corporación de Asistencia Judicial y Servicio Civil firman Convenio para elaboración de Código de Ética

El Servicio Civil asesorará a la Corporación de Asistencia Judicial de la Región Metropolitana en la elaboración participativa de su Código de Ética. Así se estableció en un convenio suscrito hoy entre el director general de la CAJ Metropolitana, Alejandro Díaz Letelier, y la directora del Servicio Civil, Solange Garreaud.

Solange Garreaud recordó que el Servicio Civil, en cumplimiento de sus funciones legales, ha estado fortaleciendo y orientando la implementación de sistemas de integridad en las instituciones públicas. “Actualmente, un 87% de los servicios a nivel central cuenta con una estructura de integridad formalmente creada, lo que ha permitido la promoción de la probidad y de una cultura ética entre las funcionarias y funcionarios públicos, disminuyendo los riesgos de corrupción”, enfatizó.

El director de la Corporación de Asistencia Judicial de la Región Metropolitana, Alejandro Díaz, por su parte, precisó que en el organismo -de una manera voluntaria- “estamos dando los primeros pasos para construir nuestro Código de Ética institucional, que nos permitirá convenir participativamente los estándares éticos y legales que nos deben regir como servicio público, representando las singularidades de nuestra institución”.

Añadió que el objetivo es que este proceso tenga una alta representatividad de todos los estamentos y “por ello, como Dirección General, damos plenas garantías para el resguardo de la confidencialidad de los aportes que se hagan en las distintas instancias de participación”.

A inicios del 2021, 284 organizaciones públicas contaban con Códigos de Ética elaborados participativamente, mediante una metodología internacional desarrollada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

 

Este año definitivamente en la Corporación de Asistencia Judicial de la Región Metropolitana vamos a construir participativamente nuestro Código de Ética institucional.

Tal como hemos informado anteriormente, por recomendación de la Contraloría General de la República, y como una medida de buena práctica, nos planteamos hace un tiempo el desafío de la confección de un Código de Ética institucional. A partir de ello, se iniciaron gestiones con Servicio Civil, que implicó reuniones con Dirección General, Jefaturas de Departamento y con representantes de Asociaciones de Funcionarios, las cuales se realizaron entre julio y septiembre de 2019, lamentablemente las contingencias social y sanitaria respectivamente, impidieron el avance del trabajo en este sentido. Pero este año, a pesar de las dificultades por todos conocidas, hemos decidido hacer el esfuerzo para concretar este desafío.

¿Qué es un Código de Ética?

Un Código de Ética es una herramienta que permite convenir participativamente los estándares éticos y legales que caracterizan a una institución, relevándolos con el objetivo de generar una convivencia laboral basada en valores comunes.

¿Cuáles son los principales objetivos de la elaboración del Código de Ética?

El Código de Ética debe ser construido de manera participativa por funcionarios y funcionarias y resguardando la estricta confidencialidad de todos los aportes que se hagan en las distintas instancias de participación. Del mismo modo, debe ser redactado de manera amigable para que los funcionarios/as se sientan identificados con los valores, situaciones y ejemplos que expone para que sea una guía clara de comportamiento ético y referencial para tomar decisiones correctas durante la cotidianeidad del trabajo. Finalmente, se debe elaborar un Código de Ética propio, que representa las singularidades de nuestra institución.

¿Por qué es importante que tengamos un Código de Ética?

 Porque el Código de Ética entrega una guía con criterios claros y consensuados para orientar la conducta de los funcionarios y funcionarias hacia un buen ejercicio de sus funciones y la correcta toma de decisiones ante determinados dilemas de comportamiento ético.

¿Cómo se redacta el Código de Ética?

Ya que la elaboración del Código de Ética debe ser participativa, el Coordinador de Integridad institucional y jefe del Departamento Jurídico, Gerardo Pérez, tuvo la misión conformar el Comité de Código de Ética, integrado por: Sandra Pradenas, representante de ANFUC; Paola Muñoz, representante de AFTADAJ; Teresa Poblete, representante de AFUNPRO; Oscar Vergara, representante del Departamento Jurídico y Javier Oyarzo, representante del Departamento de Recursos Humanos.

Este Comité tiene como objetivo la redacción del Código, a través del fortalecimiento de la participación de los funcionarios y funcionarias y el adecuado desarrollo en cada uno de los distintos pasos del proceso.

¿Cuáles son los pasos para construir el Código de Ética?

Estos pasos son: La conformación del Comité de Código de Ética que se describió anteriormente, la Capacitación, el Diagnóstico, la Redacción y la Difusión del Código.

La Capacitación sobre sobre Metodología Participativa para elaborar Códigos de Ética se realiza por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD en conjunto con el Servicio Civil a los Encargados/as de cada organismo y a los representantes de las Asociaciones de Funcionarios, informado sobre las etapas del proceso y entregándose los contenidos necesarios para la redacción del documento.

El Diagnóstico participativo se desarrollará en base a tres componentes: Encuesta online a todos los funcionarios/as; Entrevistas y/o focus group y Revisión de normativa y documentos pertinentes de la institución. En esta etapa se garantiza absolutamente la reserva y confidencialidad de todos los aportes e informaciones que realicen los funcionarios/as.

Una vez que se tengan los resultados del Diagnóstico, el Encargado de Integridad con el apoyo del Comité de Código de Ética procederán a la Redacción del Código de Ética.

La Difusión del Código de Ética busca su socialización para que sea conocido, comprendido y utilizado por todos los funcionarios/as.

Plan de Difusión

Durante todo el proceso de construcción del Código de Ética se desarrollará un Plan de Difusión para informar y sensibilizar a los funcionarios/as de la relevancia para la institución de elaborar el Código de Ética de forma participativa y sobre cómo se lleva a cabo su proceso de construcción.

La campaña se basará en el slogan “A mí me importa”, como una forma de motivar a participar y mostrar la relevancia de la construcción conjunta de nuestro Código de Ética.

La invitación es ser parte y comprometernos en este desafío de desarrollar entre todos una guía para una convivencia laboral con valores comunes.